Cinco libros que sí

Posted on 24 abril, 2013

3



En la Orilla, de Rafael Chirbes
Alguien que ha escrito Crematorio puede dedicarse el resto de su vida a, si quiere, poner pies de fotos en revistas del corazón. Y seguir siendo considerado un genio. Alguien que ha escrito Crematorio merece que leamos todo lo que escriba después. Hasta los pies de foto.
Anna Karénina, de Leon Tolstoi (traducción de Victor Gallego, edición de Alba Minus)
¿Es la de Víctor Gallego la traducción definitiva de la novela definitiva? Parece ser que sí. Un motivo más para volver a leer a Tolstoi. O para leerlo por primera vez. Te envidio si ése es tu caso.
Accidente, de Max Frisch y Uwe Johnson
Libros como éste son como el arte abastracto. Uno llega a escribirlos cuando ya no tiene nada que demostrar. “Experimento literario”: dos palabras que dan miedo cuando se aplican a… cualquiera. Pero es que Frisch y Johnson son de todo menos cualquieras.
Agujero Negro, de Charles Burns
Algún día alguien (¿Nolan? ¿Jonze? ¿Ryan Murphy? ¡¿LYNCH?!) adaptará al cine o la TV este libro. Y el resultado será una obra maestra, una ridiculez, o, muy posiblemente, ambas cosas a la vez. Con Burns nunca hay término medio. Simple y críptico, enfermizo y frío, orgánico y artificial. Y muy muy oscuro.

Naíf. Súper, de Erlend Loe
Existencialismo juvenil y un título loco para una novela rara que, en teoría, uno no debería haber leído, y mucho menos recomendar. Qué paradójico. O no.
(NOTA: Me pidieron que recomendase cinco libros con motivo del Día del Libro / Sant Jordi de este año. Fueron estos cinco.)
Anuncios
Posted in: Uncategorized