Yo también tuve una camiseta de D&G

Posted on 24 septiembre, 2011

0



Yo también tuve una camiseta de D&G. Bueno, de hecho, fueron tres. Y un par de jerseys. Y una gorra. Y quizá algo más. Espero que no haya demasiadas fotos. Hablamos del año 96, creo. Entonces el logo de la segunda línea de Dolce&Gabbana era lo que luego fue la etiqueta roja de Prada Sport (fase por la que también pasé) y, más tarde, o sea ahora, las puntadas del logo-no-logo de Margiela. Hubo un tiempo en el que D&G era un símbolo de, no nos engañemos, estatus, y no sólo para traficantes, futbolistas o ex-concursantes de ‘Gran Hermano’.

El mundo de lo aspiracional. Pagar por un símbolo de algo (el lujo auténtico, real) a lo que en el fondo no puedes acceder. Una manera de ser, o más bien de creerte, parte de un universo a mil años luz de tu realidad. Allá por 1996 era respetable el querer pertenecer a la realidad paralela que Domenico Dolce y Stefano Gabbana estaban creando. Una “tercera” vía entre el beige Armani y el Versace fluo y descocado. Con Tom Ford casí recién aterrizado en Gucci y el monstruo Prada aún agazapado, Dolce&Gabbana eran LA marca. Creedme.

De eso hace 15 años. ¿Qué ha pasado desde entonces? Que mientras Armani se ha disuelto en sí misma, al tiempo que se globalizaba hasta extremos ridículos, Prada se ha convertido en una dictadora y Versace agoniza, Dolce&Gabbana no saben dónde están. O lo saben y no les gusta.

En los últimos años, la marca se había convertido en una caricatura de si misma y D&G, que desde el principio fue en sí misma caricaturesca, llevaba ya casi una década siendo el emblema oficial de mafias playeras, prostitutas, mariquitas de pueblo y princesas de barrio. Y era tan cutre que uno no sabía cuándo el producto era auténtico y cuándo una falsificación. Dudo que ni los propios Domenico y Stefano pudieran distinguirlo. Mis camisetas eran auténticas, lo juro. Ahora que la línea cierra definitivamente, quizá es el momento de recuperarlas, en plan irónico o algo. O mejor no. No me apetece arrepentirme dos veces de lo mismo.

Anuncios
Posted in: Uncategorized